‘¡Pasó haciendo el bien’ (Hch 10,38)
¿Qué salud puedo esperar de Jesús?
P. Fidel Oñoro cjm

Jesús ciertamente fue un sanador, nadie lo niega. Pero, ¿tenemos claro qué tipo de salud ofrece? ¿lo buscamos como a alguien que mágicamente resuelve los problemas?

A partir de dos relatos de sanación veremos dos maneras como el encuentro con Jesús trae la salud. Son relatos ricos de detalles, donde no sólo es la enfermedad física, sino el entorno social y comunitario lo que enferma o sana.

¿Vamos a comportarnos como los levitas y sacerdotes de la parábola quienes, cuando vieron al moribundo en el camino, siguieron derecho para no exponerse y no contaminarse?

En este tiempo de pandemia con mayor razón se esperan entornos sanadores que prolonguen el estilo de Jesús quien ‘Pasó haciendo el bien y sanando a los oprimidos’ (Hch 10,38).

Se espera una pastoral de la salud más viva que nunca. El confinamiento no nos exime de la creatividad.

Esta enseñanza del evangelio es para quien está enfermo y para quien es cuidador de enfermos o personas vulnerables.

No podemos ser inferiores al desafío que nos pone el Maestro para quien lo propio de es ‘pasar haciendo el bien y sanando’ y ‘echarse al hombro nuestras enfermedades y dolencias’ (Mt 8, 17).