‘El Espíritu Santo, compañero inseparable de Jesús’
(San Basilio Magno)

Cuarta lección

Vamos más a fondo en nuestro quinario de preparación para Pentecostés, siguiendo este año un itinerario bíblico particular: cómo está presente el Espíritu Santo en la vida de Jesús según los evangelios.

Es que el ‘Espíritu Santo es el corazón de Jesús’, como sintetiza San Juan Eudes.

Esta tarde estudiaremos textos en los que vemos cómo el Espíritu suscita emociones en Jesús: la alegría y exultación (Lc 10,22), pero también la indignación (Mc 1,41; 7,34; 8,12; 9,20) y las lágrimas (Lc 19,41; Jn 11,33-38).

Alegría, lágrimas y pan, todo ello son realidades del Espíritu que Jesús nos enseña a apreciar.