Este martes es un día especial, pues hoy hemos recordado, a través de la reflexión de nuestro director @ElPadreJavi centrada en Hebreos 5,1, la labor de nuestros sacerdotes y su especial misión con el pueblo de Dios, por eso hoy la invitación es para que nuestras oraciones se unan por todos nuestros sacerdotes, pues todos somos hermanos como Iglesia.

Como lo dice la Palabra, “todo sacerdote escogido entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios: para ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades. A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, como por los del pueblo”, esto nos recuerda la ardua labor que tienen ellos y el sacrificio que implica ejercer esta labor bendita.

«Hoy agradecemos a Dios por los sacerdotes que se fortalecen en la gracia de Dios y nos lleva por el camino del Padre con el Espíritu de guía», proclamó @ElPadreJavi, quien nos recordó también que nadie puede llegar al sacerdocio sin ser antes llamado por el Señor, ya que ésta es una “dignidad divina”, la cual no se puede escoger voluntariamente, sino que es el mismo Cristo quien elige a quienes tendrán los dones para ayudar a la comunidad y a quienes llevarán también la misión de acompañar al pueblo de Dios, «todo sacerdote es elegido entre los hombres y nombrado como representante de los hombres ante Dios, es un hombre dispuesto a sacrificar su vida por el Señor» resaltó.

Así que, hermanos y hermanas, hoy el mensaje es para que juntos nos unamos en oración, dispuestos a poner en especial recomendación al Señor a nuestros guías espirituales, a todos aquellos sacerdotes que con su tiempo y amor en Dios guían nuestros caminos y nos acercan al camino de la bienaventuranza.