Hoy el Padre Javier Riveros nos motiva a la unidad, y lo hace a través de la Palabra de Dios en Efesios 4, 2 y siguientes, donde se nos habla de la unidad de Dios, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo.
Este pasaje bíblico es la invitación a la unidad, aun en medio de nuestras diferencias, estamos llamados a vivir la unidad de Dios. Tenemos un Padre que está en todos y actúa sobre nosotros, somos sus hijos, por lo tanto somos todos hermanos, necesitamos entender esto y reconciliarnos, buscar el bien común desde nuestra fe.


Tres valiosas verdades sobre Dios nos deja esta Palabra para hoy:

  1. Dios, está por encima de todos nosotros
  2. Actúa por medios de todos, debemos abrir nuestro corazón y ser dóciles a su presencia
  3. Dios está en todos, por lo tanto, todos somos valiosos, importantes, valoremos el otro en su diferencia, sin importar su condición o posición.

Tenemos un Padre bueno, misericordioso y compasivo; un Padre que espera, da vida, que quiere la salvación de todos y que no quiere que nadie se pierda.

Estamos llamados a construir una sociedad como hermanos, como hijos de Dios. Entender que todo aquello que se roba la paz no es de Dios, porque Él es un Dios de unidad, que nos quiere dar vida nueva.

Dios está contigo y con todos los que están a tu alrededor, debemos pedir a Dios que nos ayude a amar, cuidar, encontrarnos con el otro, que podamos aprender a escuchar, a tener paciencia unos con otros.


Oremos:
Gracias Dios mío por ser el Padre de todos, misericordioso, santo bueno y fiel. Hoy te entregamos nuestras vidas, están en tus manos y dependen de Ti. Toma nuestros corazones actúa en nosotros y a través de nosotros. Acompáñanos Padre, bendícenos, dirígenos. Gracias Padre de bondad y misericordia. Gloria a Ti hoy y siempre