El Papa Francisco ha hecho un llamado a la humanidad para generar consciencia sobre el cuidado de nuestra casa común, el planeta tierra. Esto lo ha hecho a través de una encíclica (carta solemne que el Papa dirige a todos los obispos y fieles católicos adoctrinando en cuestiones de fe o de costumbres), e invitó a todos a celebrar la semana Laudato Si con motivo del 5to aniversario de dicho documento.

La función de esta semana, al igual que ha ocurrido éstos 5 años, es generar conciencia sobre el daño al medio ambiente desde diferentes puntos de vista y reconocer que debemos valorar nuestra casa común. Éste llamado lo ha hecho el Papa y las congregaciones católicas no han esperado para hacerle eco, pues ésta semana, que va hasta el 24 de mayo, busca que todas las personas se unan para construir un mundo mejor, “mientras atravesamos la crisis”, como lo confirma el comunicado oficial.

La semana se da justo previo al Pentecostés, en vísperas del final de Pascua, para que podamos “inaugurar un camino de transformación de un año de duración, a medida que atravesamos la crisis del momento actual, rezando, reflexionando y preparándonos juntos para un mundo mejor en el futuro”, tal como lo dijo El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

Francisco ha hecho un llamado a una “conversión ecológica” en la que reconozcamos que nuestra tierra ha sido saqueada y maltratada, también busca que todas las personas del mundo asuman su responsabilidad en éste daño y se genere un cambio global en el que se erradique la miseria, se atienda a los pobres y todos tengamos un acceso justo de todos, a los recursos del Planeta.

La encíclica del sumo pontífice busca que todos los habitantes del mundo reconozcamos nuestras faltas, que seamos conscientes del daño que hemos hecho y que se tomen las medidas necesarias para corregir este problema a tiempo, pues para nadie es un secreto que la contaminación ha acabado con varias fuentes de agua potable sin las cuales no puede continuar el ciclo de la vida.