Reflexión del Cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 12, 49-53

Cortesía Conferencia Episcopal Colombiana