Con la reciente reapertura de diversos sectores de la vida nacional, la Iglesia católica ha propuesto desde el pasado 20 de abril la opción de volver a abrir sus templos, que han sido buscados por cientos de miles de creyentes, bajo estrictas medidas de bioseguridad, implementando protocolos que permitan el cuidado del prójimo.

El obispado nacional ha dicho que “ya se ha acreditado una propuesta para su revisión” con base en lo establecido por la Constitución Nacional, y han hecho un especial llamado a las autoridades competentes, pues “la vida espiritual es esencial para que la persona humana logre la salud integral y la fortaleza de ánimo en estos tiempos difíciles”.

Algo a lo que han apelado los Obispos y cientos de fieles es que “debe tenerse en cuenta al aplicar los principios de igualdad y equidad propios de un Estado social de derecho y democrático como lo es Colombia”, pues varios sectores en los cuales se aglomeran por lo cual ellos «no comprenden que se puedan abrir otros espacios que concentran mayor número de personas y se mantengan cerrados los templos, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad”, el proceso está en estudio por medio de una comisión gubernamental a la cual se le hizo la solicitud y está evaluando los protocolos propuestos por la Iglesia.

Mientras se define la situación en el marco legal, la Iglesia y sus Obispos han hecho un llamado a sacerdotes y laicos para que desde sus casas mantengan la oración “para que pronto podamos reencontrarnos, también de un modo físico, en la celebración del culto divino”, ahora queda esperar que el gobierno dé su veredicto final, para que así se pueda volver a celebrar en las iglesias.