Septiembre 17 de 2019

Del Santo Evangelio según San Lucas (7,11-17)

El Señor resucitó al hijo único de una mujer viuda, como muestra de su lucha por erradicar todo lo que nos sumerge en la perdición. Cuando le entregamos la vida a nuestro Salvador, comprendemos que solo Él hace posible que haya felicidad, abundancia y un sinfín de bendiciones.