La Fundación Vaticana Populorum Progressio, anunció por medio de una nota que este financiamiento se hace con el fin de mitigar y contribuir con los efectos a corto y mediano plano de la pandemia del COVID-19.

“Ante esta crisis de proporciones globales que estamos viviendo, estos proyectos pretenden ser un signo tangible de la caridad del Papa”, asegura el comunicado de la Fundación, en el que expresan también que hacen un llamado a todos los cristianos y personas de buena voluntad para “practicar cada vez mejor la virtud de la caridad y la solidaridad, asegurándose de que durante esta pandemia nadie se quede atrás”, recordando las palabras del Papa Francisco.

Cabe resaltar que, aunque el anunció se dio este 04 de agosto, el Consejo de Administración de la Fundación Populorum Progressio se reunió el 29 y 30 de julio en forma telemática para “analizar las consecuencias causadas por la pandemia de coronavirus en la región de América Latina y el Caribe”, según lo expresó el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral; allí tuvo lugar un arduo proceso de selección, en el que se dividieron los 168 en dos partes, 138 planificados para “contribuir a mitigar los efectos del virus a corto y mediano plazo, desarrollados por las comunidades y regiones más necesitadas” y los 30 restantes serán de ayuda alimentaria, apoyando a los que están ya en funcionamiento y que fueron aprobados por el Consejo de Administración en junio, en “respuesta a una petición del Papa Francisco, en virtud de la colaboración entre la Fundación y la Comisión Vaticana COVID- 19” según lo expresa la nota.

La reunión de la fundación Populorum Progressio fue presidida por el arzobispo de Arequipa (Perú), Mons. Javier del Río Alba, quien es el presidente de la Junta Directiva, y por el P. Luis Ferney López, además de las intervenciones del Cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, al que está encomendada la Fundación y el secretario del Dicasterio, Mons. Bruno- Marie Duffé.