La contaminación ambiental es un problema que nos afecta a todos, en los últimos días Bogotá y Medellín han tomado medidas para lograr disminuir sus niveles y mejorar la calidad del aire.

Hoy nosotros también estamos invitados a revisar nuestra vida, y mirar si estamos contaminados, si hemos dejado que en nuestra vida existan niveles dañinos para nuestra alma, para nuestra relación con Dios. El Padre Javier Riveros, en Este es el Día nos compartió la Palabra de Dios que nos habla de la contaminación y unos valiosos tips para descontaminar el alma:

Marcos 7, 14-23

“Llamando de nuevo a la gente, les decía: escuchen todos y entiendan, no hay nada afuera del hombre que al entrar en él pueda contaminarlo, lo que lo hace impuro es lo que sale de él. El que tenga oídos para oír que escuche.

Cuando se apartó de la gente y entro en casa, le preguntaron los discípulos el sentido de la comparación, y Él les dijo: ¿con que también ustedes siguen sin entender? ¿no comprenden que lo que entra en el hombre desde afuera no puede contaminarlo? Porque no le entra en el corazón sino en el vientre, y después es expulsado del cuerpo. Con lo cual ha declarado puros todos los alimentos; y les añadió: lo que sale del hombre es lo que contamina al hombre, porque de dentro del corazón del hombre salen los malos pensamientos: fornicación, robo, asesinatos, adulterios, codicia, malicia, fraude, desenfreno, envidia, blasfemia, arrogancia, desatino. Todas esas maldades salen de dentro y contaminan al hombre”

Tips para descontaminar el corazón y la vida

  • Educar la mente: “en esto pensad, en lo bueno, en lo noble, en lo puro, en lo que es justo” no dejemos que nuestra mente se llene de malos pensamientos.  Hoy estamos llamados a alejar lo negativo.
  • Aprender a decir solo buenas palabras: necesitamos descontaminar nuestra boca, dejar de hablar mal del prójimo, de la cuidad, de la sociedad o nuestros gobernantes. Que de nosotros salgan palabras que edifiquen y en ocasiones si no tenemos nada bueno que decir guardemos silencio. Aprendamos a bendecir.
  • Cuidar y vivir una sana sexualidad: la pornografía, el adulterio, la fornicación y la infidelidad también contaminan nuestra vida.
  • Compartir con otros: Cuando nos aislamos o nos encerramos en el egoísmo, nos contamínanos, por eso necesitamos despojarnos y aprender a compartir, servir es un acto que purifica el alma.
  • Perdonar: si yo no perdono vivo con el veneno adentro, perdonar sana el alma, el corazón y la vida.
  • No vivir de mentiras: las apariencias y los engaños son insostenibles, y su carga nos contamina el corazón, la mente y la vida.
  • Leer la Biblia: una forma de lavado profundo e interno, hoy puedes empezar por los Evangelios, o alguna de las Cartas del Apóstol Pablo, los Salmos, Proverbios, Eclesiástico o Eclesiastés.
  • La oración: aquí no hay espacio para las apariencias, es la verdad de nuestra vida, es lo que somos sin esconder nada.
  • La confesión: Necesitamos liberarnos de todos esos pensamientos y acciones que han dejado basura en nuestra vida, por eso la confesión libera, descontamina, con el corazón, lo deja cero kilómetros, listo para Dios.

Estas son las herramientas que hoy Dios nos regala para que limpiemos nuestra vida.

¡#EsteEsElDía de purificar!