Aproximadamente 8 mil personas colmaron la Plaza Los Alfiles del Centro Comercial Gran Estación en la ciudad de Bogotá, en el que se considera un evento sin precedentes, pues reunió a gran cúmulo de ciudadanos en un espacio que habitualmente era destinado para otro tipo de aglomeraciones, como las políticas y de entretenimiento.

Desde la Emisora Minuto de Dios, nos propusimos reunir a la mayor cantidad de personas para rezar un rosario por la familia, a propósito de los cada vez más constantes ataques que sufre la misma como núcleo fundamental de nuestra sociedad, y así demostrar que Bogotá es una ciudad de Dios.

El evento inició a las 6 de la tarde del sábado en medio de un ambiente cargado de alegres alabanzas, fuegos artificiales que iluminaron el cielo capitalino y marcaron el inicio de la velada y el rezo de cada misterio, la animación y acompañamiento del Padre Javier Riveros, sacerdote eudista, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y las melodías de la dulce voz de la cantautora católica Xiomara Henao.

El primer misterio fue dirigido por el Padre Javier Riveros y ofrecido por el continente africano; el segundo misterio fue dirigido por la predicadora laica Blanquita de Osorio y el mismo se hizo por las familias del continente americano. El tercer misterio fue ofrecido por las familias del continente europeo, el cuarto misterio gozoso fue ofrecido por el Padre Carlos Jiménez, sacerdote eudista del Minuto de Dios y fue orado por el continente de Oceanía. El quinto misterio fue ofrecido por el Padre Jesús María Mesa, párroco del Templo del Señor de las Bienaventuranzas y fue ofrecido por el continente asiático.

“El rosario es una oración muy sencilla y poderosa, que resume el Evangelio, la vida de Jesús y trae toda clase de Gracias a quien lo reza con fe y devoción. Es como una cadena que rompe las cadenas y ataduras del mal en nuestra vida pero que nos encadena a Dios, nos une a Dios por intercesión de la Santísima Virgen María”, esto lo dijo el Padre Javier Riveros al finalizar el santo Rosario.

José Andrés Hurtado