Hoy Miércoles Santo en medio de nuestro tiempo de reflexión en casa, recordamos que ya llega aquella fecha que tanto hemos esperado: la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo; hoy seguimos nuestro camino para llegar a la pasión de Cristo que inicia mañana Jueves Santo y después al Domingo de resurrección, dónde recordaremos el gran sacrifico de amor de Dios al entregar a su hijo por nuestra redención.

Debemos entender que esta semana sólo puede ser llamada Santa si permitimos que Dios actúe en nuestra vida, hoy más que nunca debemos buscar calmar la sed del amor de Dios, la de su infinito Espíritu que nos llena y reconforta; debemos entender también que esta preparación que llevamos durante toda la cuaresma nos servirá para vivir con Dios en nuestra alma.

La pasión, muerte y resurrección de Cristo son 3 eventos que hacen parte de un sólo hecho relevante para nosotros y nuestra celebración más importante de toda esta Semana Santa es el Sábado Santo con su vigilia pascual que nos lleva a celebrar la vida eterna de Cristo y nuestra oportunidad de vivir con Él para siempre.