La motivación del día de hoy nos la regalo @elpadrejavi desde Gálatas 4, 6: “Porque ya somos sus hijos, Dios mandó el Espíritu de su hijo a nuestros corazones y El Espíritu Clama Abba Padre, así pues tú ya no eres esclavo sino hijo de Dios y por ser hijo suyo es voluntad de Dios que seas también su heredero”


El Dios Padre, Jesús y el Espíritu Santo están presentes en nuestra vida todo el tiempo, y este versículo nos cuenta de qué manera, dice que nosotros hemos sido hechos hijos de Dios Padre y Dios ha mandado el Espíritu de su hijo Jesucristo a nuestros corazones, a nuestra propia vida,es el que te hace verdaderamente hijo de Dios.


Este Espíritu en tu corazón está clamando Abba Padre, Abba, que es una expresión en arameo para referirse al Padre, de manera tierna y cariñosa, papito mío, padre mío. Abba Padre, es una relación de ternura, amor, confianza.


Allí está la Trinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, pues ya no somos esclavos no hay razón para vivir en la esclavitud, en la opresión, la maldad, no hay razón para vivir amargamente; por el contrario estamos llamados a una vida nueva, plena, en abundancia de libertad. Al ser hijos de Dios, también somos Herederos de Él, de la promesa de Dios, de su Don. Estamos llamados a la plenitud, la vida en abundancia, no somos cualquier cosa somos los hijos de Dios, dentro de nosotros mora el Espíritu de Dios. Hoy tú puedes clamar a Dios ,invocarlo como tu padre con confianza, sencillez de corazón y con amor, decirle gracias por la vida Padre, en tus manos pongo mi vida, bendice mi trabajo, salud, familia, mis amigos y mis hermanos. También puedes presentarle la situación que vives, siempre dirigiéndote al Padre, en Comunión con Él, como con Jesús.


Hoy estemos felices tenemos un Padre bueno, el Padre todopoderoso y santo, quién está con nosotros.
Además el Padre Javier nos compartió que los padres eudistas viven un día muy especial, porque se hace memoria de San Juan Eudes, sacerdote francés, santo fundador de la Congregación de Jesús y María, de la cual hacen parte los sacerdotes que dirigen la obra del Minuto de Dios. Este Santo fue un apasionado de amor por Jesucristo, un sacerdote predicador, misionero, incansable apóstol de los Corazones de Jesús y María. Otra razón más para estar felices en Dios