Noviembre 13 de 2019

En esta Asamblea Carismática, compartimos un espacio para demostrar la grandeza del Señor en el caminar de nuestra vida, especialmente cuando se trata de alcanzar la Santidad.

Para ello, el Padre Javier Riveros hizo referencia a Filipenses 1 (19-20). Allí, encontramos que las pruebas hacen parte de nuestro existir. También, comprendimos que el Señor evita que quedemos mal ante la sociedad. Por último, nos dimos cuenta de que podemos ser testimonio de las maravillas de nuestro Salvador.

Sin duda, cada miércoles vamos comprobando que para Dios todo es posible y que solo Él nos da fortaleza ante cualquier situación.