UnPadreNuestroPorLaVida es parte de la iniciativa de la Emisora Minuto de Dios, para seguir con nuestra misión de llevar la Palabra de Dios a todas partes, especialmente en momentos de confinamiento que nos desafían a traspasar fronteras, superando obstáculos en común unión. Los espacios se desarrollan en medio de una agradable charla entre distintos personajes de la vida pública y nuestro director, el padre Javier Riveros.

En esta oportunidad tuvimos el gusto de compartir con la psicóloga Elizabeth Guerra, quien ha sido cercana al Minuto de Dios desde hace un par de años y quien se sintió como en casa, en compañia de @ElPadreJavi, a quien le contó sobre su vida profesional y personal, además de su experiencia particular con Dios.

La psicóloga aseguró que se siente muy agradecida con el Minuto de Dios, pues por medio de éste ha podido “reconciliarse con la fe, enamorarse de la Iglesia católica y conocer personas maravillosas”, pues en estos años que lleva cercana al Minuto lo ha sentido así; “llevo 10 años enamorada del Minuto de Dios, de la Renovación Católica Carismática y clamando al Señor que siga restaurando corazones heridos”, aseguró Guerra a @ElPadreJavi, quien recordó también su compañía en diferentes secciones radiales y en el evento Mujeres 2020, que no se pudo realizar por la pandemia.

Frente al evento que se iba a llevar a cabo este año, la psicóloga aseguró que se sentía algo triste por no poder acompañar a las 2000 mujeres invitadas, como tenía planeado hacerlo, pero le agradece a Dios que le ha mantenido con salud, “Gracias a Dios todo ha salido bien en esta cuarentena, aunque me quedé con las ganas de tener nuestro encuentro #Mujeres2020 y abrazar a todas las oyentes”, aseguró Guerra al tiempo que le recordó a los espectadores de la transmisión que sigue trabajando desde casa para acompañarlos a todos, “mi misión es entregarle a mis pacientes y oyentes, un mensaje de amor y esperanza en Cristo Jesús”, concluyó.

En su relación con Dios y cómo lo percibe, le contó a @ElPadreJavi que siente a Dios cercano en su vida, y siente que la ha bendecido con muchas cosas, entre esas con el don del canto; manifestó también que cree «a fe ciega» en el Señor pues “Dios hace su obra en la vida de todos” y «sólo basta con esperar, amar y confiar en Él”, pues para ella lo que el Señor hace en nuestra vida es por nuestro bien.