En este inicio de semana, el Señor nos envía un mensaje para recordar en estos tiempos de Cuaresma quien es nuestro verdadero Dios, hoy que vivimos un nuevo amanecer acompañados de Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo, en un día lleno de bendición, esperanza y alegría en tu santo nombre Cristo; hoy queremos escuchar tu Palabra para alimentarnos espiritualmente y fortalecernos en Ti.

Hoy, que estamos a dos semanas de finalizar la Cuaresma y de celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, queremos recordar un momento especial de su pasión, cuando con aquella corona de espinas lo coronó el hombre de manera burlona. Hoy entendemos que a través de ese sufrimiento y maltrato nos mostró el reinado de amor y vida el propio Jesús.

Queremos que hoy recuerdes que no son los ángeles ni el hombre quienes nos gobiernan y gobernarán, sino Jesús es quien realmente reina sobre todas las cosas. Lo leemos en Hebreos 2, 27 “Por un poco de tiempo lo hiciste algo menor que los ángeles, pero lo coronaste de gloria y honor”; hoy el llamado es para que no olvidemos a Dios y pongamos nuestra vida y existencia en el orden y la voluntad de Dios.

Jesús es el Rey de reyes y Señor de señores, fue coronado por los hombres con espinas y el Padre lo coronó con gloria y honor; hoy y siempre debemos quitarle el poder al mal, aprovechemos la cuaresma para que como sociedad le quitemos la autoridad a toda enfermedad en el nombre de Jesús, quitémosle la capacidad de propagarse a todo mal, por el infinito poder de Cristo, coronémoslo como Rey y Señor de nuestras vidas, sometiéndonos a su poder.