Cuando nuestra vida está lejos de Dios, experimentamos una serie de vacíos que buscamos llenar con cosas que el mundo nos ofrece pero que, en realidad son efímeras. Por eso, cuando Dios viene a nosotros, Él en su infinito Amor llena nuestro ser con su Santo Espíritu llevándose de nosotros toda tristeza y desencanto.

“Padre Bueno, muchas gracias por este día, por venir a nuestro corazón e inundarlo con Tu Presencia. Danos tu Espíritu a plenitud para vivir llenos de Ti”. Con esta oración el padre Javier Riveros, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín, nos conduce en un momento de clamor en donde echamos fuera de nuestras vidas y de nuestra nación “la derrota, la ruina, la miseria, el pecado y la violencia”

Cristo instó a sus discípulos a no preocuparse por los afanes de la vida, sino que su prioridad fuese buscar el Reino de Dios. Hoy, esta de recomendación de Jesús es más fuerte. Busquemos sin descanso el Reino de Dios, su Presencia, su Voz; en medio de nuestra necesidad, de nuestro dolor. Cuando damos a Dios el primer lugar en nuestras vidas, Él tiene cuidado de nosotros. Todas nuestras necesidades serán suplidas y el deseo de nuestro corazón será cumplido solo si le buscamos con sinceridad no con interés.

@PadreRiveros en su enseñanza basada en Lucas 12, 22 al 31, nos dice que “procuremos una búsqueda de la Presencia del Señor. Cuando Dios está en medio de un hogar, nada falta. Pero si Él falta, falta todo. Él es nuestra riqueza y tesoro”.

Es necesario volver nuestro corazón a Dios, arrepentirnos de nuestros pecados, porque “son nuestros pecados los que traen maldición a la tierra”, afirma el sacerdote eudista. Sigamos marchando, marchando en el espíritu, unidos en un mismo propósito: establecer el Reino de Dios en Colombia.

“Señor, si Tú no estás con nosotros, no queremos nada. En Ti hay palabras de Vida Eterna. Solo Tú eres nuestro todo”