En un comunicado los obispos católicos de Colombia, manifiestan su plena confianza en Dios para que este difícil momento que vive el país sea superado, invitan a todo el pueblo a unirse en oración y atender con responsabilidad todas las decisiones tomas por las autoridades competentes.

“Exhortamos a todos a recibir y a acatar con buena voluntad y con verdadero compromiso las determinaciones tomadas en este momento por las autoridades civiles. Esto implica una responsabilidad moral, que debemos asumir con prontitud y seriedad para proteger la propia vida y la vida de los demás”, señalan.

Recuerdan que este no es un momento para la polarización, por lo que piden la unidad del país en torno a las decisiones que se tomen por parte del Estado colombiano, agradeciendo todo el esfuerzo que vienen haciendo en bien y protección de los ciudadanos.

Resaltan y valoran el valiente trabajo de los médicos, personal sanitario y de cuantos están prestando sus servicios para apoyar esta contingencia, pidiendo de Dios su sabiduría, fortaleza y protección.

Destacan el papel fundamental de los periodistas en este momento de crisis y los exhortan a llevar a cabo esta tarea con seriedad y responsabilidad. Así también agradecen a los medios de comunicación que han ofrecido sus espacios para llevar el mensaje del Evangelio a los hogares colombianos.

Los prelados hacen un llamado a la solidaridad y a no dejarse llevar por la indiferencia frente a aquellas personas que en este momento tienen alguna carencia e invitan a la fraternidad. “Destacamos las iniciativas desplegadas por empresas, organizaciones civiles y eclesiales, voluntariados, bancos de alimentos, parroquias y personas individuales para ayudar a entidades de salud y a personas especialmente necesitadas”.

Tambien invitaron para que este momento de cuarentena sea aprovechado como un momento de reencuentro con la familia «como espacio fundamental de nuestra vida y de la sociedad, en el que crecemos en el amor y la unidad, nos acompañamos unos a otros, cultivamos valores esenciales y nos ayudamos mutuamente a vivir la fe en Dios».

Hacen un llamado especial a los alzados en armas para que en este momento difícil para el país “cesen todos los atentados, las acciones violentas y las extorsiones en esta hora de prueba y de grandes sufrimientos para el pueblo colombiano”.

Vivencia de la Semana Santa

A este respecto los prelados recuerdan que las celebraciones litúrgicas de Semana Santa no serán suspendidas: “los obispos y sacerdotes presidiremos las ceremonias litúrgicas aún sin participación física de los feligreses, quienes se podrán unir a ellas espiritualmente de diversos modos, por la oración y el ofrecimiento de sus obras, por las celebraciones de la palabra en familia y por el seguimiento de las transmisiones a través de los medios de comunicación. Todas las diócesis están aportando ayudas con este propósito”.

A los sacerdotes, los animan para que continúen con su celo pastoral acompañando a las comunidades, acatando las disposiciones de la Iglesia y de las autoridades civiles. “Los invitamos, especialmente, a dedicar momentos prolongados a la oración delante del Santísimo, recordando aquellas palabras de la Liturgia de las Horas que describen al verdadero pastor: “Éste es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su pueblo. Pidamos por los sacerdotes que están enfermos y por los que han fallecido a causa de esta pandemia.

”Por otra parte, pidieron a los católicos mantener la constante oración por los que han contraído el Covid-19, los que están gravemente enfermos y los que han fallecido.

Finalmente, pidieron poner bajo la protección de la Santísima Virgen María esta necesidad y animaron a rezar el Santo Rosario.