En la emisión de este miércoles 28 de abril de nuestra Asamblea Nacional Carismática, el padre Javier Riveros nos enseñó acerca de ¿Cómo ser un buen pastor?

En el Evangelio de Juan capítulo 10 versículos del 11 al 18, Cristo ilustró a sus discípulos sobre las características de un buen pastor.  “Como hijos de Dios, estamos llamados a reproducir la imagen de Jesús como Buen Pastor para los demás”; y es partiendo de este concepto que, los primeros en identificarse con la imagen del Buen Pastor son los sacerdotes. Ellos como siervos visibles del Señor están condicionados a proteger, guiar y velar por el bienestar espiritual del rebaño del Señor.  Por otra parte, todo cristiano, todo hijo de Dios que tiene su naturaleza, puede y debe actuar como un buen pastor para con otros. El cristiano como buen pastor “cuida a otros, salva a otros”, afirma @elpadrejavi.

Jesús es el Buen Pastor, porque dió Su vida por las ovejas, murió por ellas porque son suyas. Cristo protege su rebaño y está atento a sus necesidades, no por un salario o reconocimiento, sino por amor a ellas. Él está guiándolas, hablándoles, les da a conocer Su voz para que, cuando Él las llame ellas le sigan. Con su vara y su cayado las protege de los lobos, las resguarda de los peligros del mundo.

El padre Riveros nos extiende una invitación a pensar en cómo nosotros estamos siendo buenos pastores para otros. ¿Cómo estamos apoyando, cuidando, acompañando, salvando a muestra familia, nuestros amigos, compañeros de trabajo?  Tengamos presente que, “ante todo el Buen Pastor cuida porque quiere salvar” nos recuerda el Pr. Javier Riveros, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín.

En la actualidad, con la presente crisis, hay muchas ovejas solas, angustiadas, enfermas, tristes y es aquí donde nosotros como buenos pastores en Cristo debemos ir por ellas, alcanzarlas y traerlas al corazón del Padre.

“El mundo está reclamando buenos pastores en la familia, en la iglesia, en la sociedad”. Cuidémonos de ser lobos, cuidémonos de dañar a otros, de actuar en favor de nuestros intereses personales. El mundo no necesita más lobos, el cambio que el mundo necesita está en las manos de los buenos pastores, ¡mostrémonos! los buenos somos más.

Pidámosle al Señor que nos de Su corazón para ser buenos pastores, para amar como Él ama las ovejas y para actuar con la misericordia con la que Él acoge a sus ovejas. Recuerda, “El buen pastor cuida a los frágiles” dice el padre Javier. Se nos ha dado una tarea, cumplámosla con la alegría que da saber que somos una oveja rescatada, que habita en los brazos del Padre, llevemos esa buena nueva al mundo.

Señor arde en mí, para que pueda brillar en medio de mis hermanos, brillar como una llama en medio de la oscuridad. “Un pastor según el corazón de Dios es uno de los tesoros del Gran Rey”. San Juan Eudes.