Gran Taller Carismático Mi familia bajo el Espíritu Santo.

Hemos vivido un tiempo de gran bendición en nuestro Gran Taller Carismático Mi familia bajo el Espíritu Santo. El padre Javier Riveros, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín nos guio en un momento de adoración en el que unidos a su voz pusimos nuestras familias a los pies del Señor, y le pedimos que nos envolviera en el fuego de su Santo Espíritu dando así la apertura a este poderoso tiempo de enseñanza.

Guiado por el Espíritu Santo, Monseñor Mauricio Vélez nos compartió una disertación en la que nos recordaba la importancia de formar una familia desde una decisión madura y responsable. El matrimonio no es un experimento, es una labor de dos personas que, una vez han tomado la decisión de vivir juntos bajo la bendición de Dios ya no hay vuelta atrás. El hogar es la escuela donde se forman las siguientes familias, por eso Monseñor Vélez nos enfatiza en la necesidad de educar a nuestros hijos bajo lo que él denomina las cinco D’s: Dios, Diálogo, Detalles, Discernimiento y Dedicación. “Cuando educamos a nuestros hijos con liderazgo, verdad, y disciplina estamos levantando hombres y mujeres con un propósito y con una proyección sólida hacia el futuro”. Finalmente, Monseñor Mauricio Vélez nos invita a generar conexión con nuestros hijos; a establecer un tiempo en familia que nos saque de la virtualidad y nos lleve a reencontrarnos como miembros de una familia que comparte y trabaja por el crecimiento de todos sus integrantes. “La familia es un proyecto inacabado que responde desde el amor. Debemos despertar la conciencia de que la familia nos necesita a todos. Al cuidar la familia estamos cuidando la sociedad. Todo lo que hagamos por la familia es bienvenido”

Y en esa misma línea de unidad familiar, el padre Juan Jaime Escobar nos alerta de la amenaza que enfrenta la familia como obra de Dios. Los medios de comunicación y entretenimiento están desvirtuando la imagen y el proyecto de familia que el Señor preparó para el Hombre desde la fundación del Mundo. “Dios habita en lo profundo, dentro de las familias, pero el maligno ha buscado sacar a cada miembro de la unidad familiar y encerrarlo en sí mismo en procura de su destrucción”. El padre Juan Jaime hace un llamado a que las familias encuentren su norte, a orientar a los jóvenes desde el hogar, pues es aquí donde se construye una sociedad fuerte y en paz. Los jóvenes no son el futuro de una nación, son el presente. Démosle a nuestros jóvenes desde nuestros hogares un propósito de vida. “La vida es maravillosa cuando hay una visión y una misión. No importa lo difícil que la vida se torne, si hay una misión, siempre habrá un nuevo sol”

El padre Escobar nos impulsa a levantar una familia sana que acompañe la vocación de sus miembros en favor de la realización de la obra de Dios y que desde nuestras familias respondamos el llamado de una sociedad que sufre y que necesita el amor de Dios.

En medio de este poderoso espacio de enseñanzas edificantes, nos acompañó el cantautor mexicano Darwin Lechler, quien a través de su interpretación nos llevó a estar en la presencia del Señor en adoración y nos contagió del gozo del Espíritu Santo. Darwin Lechler nos mostró que no importa si es presencial o virtual, cuando el Espíritu Santo quiere manifestarse solo busca que nuestro corazón esté dispuesto a recibir su Fuego.

Este taller carismático nos reunió alrededor de la hoguera del Espíritu Santo. El @padreriveros nos compartió una enseñanza con la que nos llevó a mirar de nuevo hacia nuestras familias, a sentirnos orgullosos y agradecidos con Dios por la familia que nos ha dado. “Dios tiene planes de paz para nuestras familias. Él quiere hacer alianza con nosotros y nos pide que caminemos en su Presencia, que vivíamos según sus mandamientos”. Si Dios está en nuestros hogares podemos afirmar con seguridad que hay amor en nuestras familias. El padre Riveros nos recomienda fortalecer los vínculos que como familia nos unen y a recordar y avivar el amor que como pareja nos unió y dio paso a la familia que hoy tenemos. Por otra parte, el padre Javier también nos insta a pedir al Señor discernimiento para que como padres cuidemos a nuestros hijos y que como esposos velemos por la seguridad de nuestro cónyuge. “Necesitamos a Cristo. traigamos a Cristo a nuestros hogares y llevemos nuestras familias a Cristo”

Invitemos a Jesús a subir a nuestras barcas. Él no dejará que el proyecto de Dios para nuestras vidas se pierda, pase lo que pase Cristo estará con nosotros y nos fortalecerá; hará de esta situación que estamos pasando una experiencia de gloria, y mediante estas experiencias Él nos usará para que otros puedan cruzar el desierto que nosotros ya hemos pasado. Tomemos nuestra cruz con la seguridad de que esta cruz nos guiará a la victoria. Las experiencias nos marcan y nos transforma en mejores personas, en mejores hijos de Dios. La vida es corta y se vive en los detalles, no se nos olvide vivir la familia y agradecer a Dios por ella.

Salimos renovados de este Gran Taller Carismático Mi familia bajo el Fuego del Espíritu Santo, amando a nuestras familias con el amor de Dios y determinados en caminar juntos siguiendo los pasos de Nuestro Maestro Jesucristo. Hoy ha venido el fuego del Espíritu Santo sobre Colombia y lo ha hecho a través de nuestras familias. Ponemos nuestras familias bajo el fuego del Espíritu Santo para que aprendamos a amarnos, a perdonarnos y a vivir en bajo la dirección y la bendición de Dios Todopoderoso.