Dios es un Padre Todopoderoso, fuerte en batalla, grande en Misericordia y Amor, y Generoso para con sus hijos. El padre Javier Riveros, sacerdote eudista y director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín, nos invita en su espacio de motivación del programa Hoy es tu día, a creer en un Dios que da a sus hijos todas las cosas en sobreabundancia.

Al ser recibidos en la Familia de Dios y transformados mediante el sacrificio de Cristo, nuestra naturaleza cambia; nuestras acciones se renuevan y comenzamos a actuar a la manera de Cristo. Esta transformación también incluye un cambio de mentalidad. Dejamos de temer en el futuro, de vivir escasamente porque reconocemos en Dios a un Padre que nos da rebosantemente todo lo que le pedimos según su Voluntad.

Dice el profeta Jeremías que los proyectos de Dios para nosotros son de esperanza y prosperidad, por eso no debemos angustiarnos, pues “Dios tiene algo muchísimo más grande de lo que pedimos o pensamos” nos dice el @padreriveros. En la carta a los Efesios, capítulo 3, verso 20, el apóstol Pablo le declara a la Iglesia en Éfeso que el Señor tiene el Poder de hacer todas las cosas. Él puede, quiere y tiene el Poder para obrar sobre tu cuerpo enfermo, sobre esa relación familiar que pareciera no tener solución, sobre tu matrimonio debilitado por las pruebas de la vida. Pero, es importante que así como Dios nos da de su Espíritu en abundancia, nuestra comunión con Dios rebose de la misma manera.

¿Cómo sabemos que nuestra vida rebosa del Espíritu de Dios? Cuando somos generosos en el Dar. Cuando damos amor en abundancia, cuando compartimos con nuestros hermanos necesitados a manos llenas, cuando apoyamos la obra del Señor sin temor a que nos llegue a faltar. Recordemos que nuestro Padre no puede bendecirnos si nuestras manos están llenas; Dios busca que las bendiciones no nos dañen, por eso, nos pide que compartamos para así colocar nuevas bendiciones en nuestras manos.

“Renovemos nuestra mente, pensemos en grande. Para Dios no hay nada imposible” nos dice el padre Riveros. El Señor no nos niega nada, al contrario, Él se alegra cuando en oración le buscamos, le contamos nuestras necesidades y Él se goza al suplirlas, porque esto es signo de que reconocemos que Él es nuestro Proveedor y que nuestra confianza está en Él. Descansemos en Dios, pues Su Poder actúa en nosotros.

Pide sin temor por aquello que necesitas, no seas escaso en la oración ni en la medida de fe que le pongas a tu petición. Pide por nuestra Emisora, un canal de evangelización que trabaja cada día por cubrir a Colombia con la unción del Señor.

“Bondadoso Señor, abre los Cielos y derrama tu lluvia abundante sobre cada uno de mis hermanos. Llena nuestras bolsas sobreabundantemente de todas tus bendiciones hasta rebosar y que en nuestros corazones, tu Espíritu Sobreabunde para apoyar toda buena obra, para que tu Mensaje llegue hasta el último rincón de nuestra nación. Amén”