El clérigo nació el 20 de junio de 1979 y fue ordenado sacerdote el 6 de junio de 2009 para la Arquidiócesis de Indianápolis, desde entonces ha servido como capellán de la «Cardinal Ritter High School», como vicario parroquial de la parroquia St. Malachy en Brownsburg, y en la iglesia Holy Rosary; ha dicho públicamente que ofreció sus sufrimientos a Dios, a causa del tumor cerebral que padece, por las víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes.

El anuncio lo dió a través de su cuenta de Twitter de la siguiente manera: “Amigos, he sido diagnosticado con un tumor cerebral. El pronóstico es muy bueno. En 2018 pedí que, si era voluntad de Dios, me permitiera llevar un poco de la cruz que cargan aquellas personas que han sido víctimas de abuso sacerdotal, recibo esto de buena manera”; acto seguido subió a su blog un post en el que expresó que se sentiría feliz si pudiera tener “una lista de víctimas de abusos sacerdotales por quienes pudiera rezar cada día”, asegurando que quisiera “poder dedicar cada día de su recuperación/quimioterapia/radiación por lo menos unas 5 o 10 víctimas” y que le gustaría también, de ser posible, “escribirles para que sepan que está rezando por ellas”.

Además, le pidió a la comunidad poder contactarlo con la Red de sobrevivientes de abusos cometidos por sacerdotes, (SNAP) por sus siglas en inglés, diciendo lo siguiente: “si conoces a una persona o tú mismo eres una víctima, con el permiso de ésta, envíame su nombre y, de ser posible, una dirección de correo para yo poder enviarles una nota. Apreciaría mucho eso. Mi dirección de correo es fatherjohnhollowell en Gmail”

Finalmente recordó que se siente grato de poder acompañar este dolor y aseguró que se siente bendecido, pues así puede ayudar a “cargar la Cruz” de las víctimas ofreciendo sus oraciones por todos e hizo votos para que “Nuestra Señora de Lourdes cuide e interceda por todos los que están enfermos o sufren de alguna forma”.