Hoyestudía, una nueva oportunidad de vivir, un día radiante, luminoso, soleado, todo para darle la gloria a nuestro Dios. Así ha iniciado la motivación de este inicio de semana, el padre Javier Riveros, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá y Medellín.

@elpadrejavi ha iniciado este día afirmando que cuando confesamos nuestros pecados, somos perdonados, somos libres, nos vamos enriqueciendo con Jesús, cada día, porque tenerlo en nuestras vidas es un don, una experiencia, compartiendo con Él, en el curso de la vida puede crecerse y fortalecerse, y lo ha dicho por medio de una metáfora muy especial que encontramos en la Palabra de Dios: «esta vida en relación con Jesús no es un desierto, es un manantial de agua viva y eterna en nuestro corazón».

“No es una mentira que a veces nos olvidamos de Dios, o nos alejamos, sin darnos cuenta y eso deteriora nuestra relación con Él, lo abandonamos por alguna circunstancia o situación, sin embargo, como nuestras necesidades de paz persisten, buscamos en otras fuentes y tal vez nos sumergimos en el bienestar de la vida efímera, el dinero, nos desgastamos y aún perdemos todos nuestros días”, afirmó el padre Javier.

Una cuestión que debe ponernos en reflexión es: ¿estarán satisfechos nuestros anhelos cuando nos alejamos de Dios?, y es que a menudo nos damos cuenta que la desilusión es grande, la decepción es grande, pareciera que estuviéramos patinando sobre un suelo enjabonado donde casi no nos pudiéramos levantarnos y nos caemos una y otra vez.

Jesús ha dicho claramente, “el que venga a mí, nunca tendrá sed, el que beba de mi agua, nunca tendrá sed” a lo que el @padrejavi ha sumado “el que beba de Jesús se convertirá en un manantial”, y tendrá vida eterna para ser portador de vida eterna también para los demás. “A veces nos hacemos cisternas rotas, que no retenemos el agua y morimos de sed, abandonamos a Dios y nuestra sed no es saciada”, reflexionó nuestro director.

Manifestó que si esa es la situación de alguno de nosotros, la solución posible la ha dado Jesús: «volveos a mí y yo me volveré a vosotros», lo dice en el texto de Zacarías, “la vida es un constante volver a Dios, es un constante volver a las fuentes y los manantiales, clamemos al Señor con todo nuestro corazón, la solución está siempre en volver a Dios de corazón, volver a nuestro Dios, fuente de amor constante y profunda, las obras y las aguas que brotan de la presencia de Dios, ahí está la fecundidad de nuestra vida, cuando nos saciamos con las aguas vivas que nos da el Señor”, aseguró.

@elpadrejavi finalizó orando “Mira el corazón de cada uno de nosotros y dános esas aguas vivas, sacia hoy nuestro corazón, dános la gracia de volver a ti… quiero saciar mi sequía”.