Han pasado 15 meses desde que la catedral francesa quedó destruida tras un incendio ocurrido el pasado 15 de abril de 2019; aunque en un principio se tuvo la idea de hacer un concurso de arquitectos para restaurarla, Emmanuel Macron (presidente francés) “ha adquirido la convicción” de que hay que restaurar la catedral idéntica a como era antes, siguiendo los planos del arquitecto Viollet-le-Duc en el siglo XIX.

La famosa catedral ha estado en la mira de diversos debates en los que se argumentaba una nueva infraestructura para la misma, pero el pasado jueves 9 de julio, los miembros de la Comisión nacional del patrimonio y de la arquitectura (CNPA), cuyo juicio es consultivo, se han expresado unánimemente en favor de una reconstrucción del armazón, del techo y de la flecha idéntica a la catedral antes del incendio, a lo que Macron ha apoyado, sustentando que espera que “los franceses, los peregrinos y los visitantes del mundo entero puedan encontrar la catedral que tanto aman”.

Aún así, para que la reconstrucción empiece, falta tiempo, pues en estos momentos se está desmontando el andamiaje de 200 toneladas, puesto para restaurar la catedral antes del incendio, lo cual tomará hasta finales de septiembre, según declaró el general Jean-Louis Georgellin, presidente de la entidad responsable de la restauración del edificio y dejó claro también que la restauración de la icónica flecha podrá comenzar hasta que este proceso esté terminado.

Por ahora, queda esperar que todo el proceso se lleve a cabo y que los arquitectos encargados sigan los planos de Viollet-le-Duc, respetando la carta de Venecia, que dice que, en caso de destrucción, se restaure el último estado conocido y documentado.