Hoy tuvimos la visita del padre Raúl Téllez, quien nos regaló un tiempo especial en la grata y sorpresiva compañía de la hermana Dominica Sor María Cecilia Alonso perteneciente a la Comunidad de Nuestra Señora del Santo Rosario, cuyo ministerio de evangelización ha sido a través de la música.

Nacida en Cuba, estudió con religiosas y es allí donde descubre su vocación y decide seguirla a pesar de la primera oposición de su padre y de sus hermanos. Posteriormente obtiene su permiso y viaja a La Habana para unirse a la Comunidad de las Dominicas francesas. Al subir Fidel Castro al poder, todas las comunidades religiosas son expulsadas de Cuba y es así como la Hermana Alonso llega a Barranquilla, Colombia, a la Comunidad de las hermanas de Santa Catalina de Siena y allí continúa su formación religiosa. La hermana María Cecilia recuerda con cariño la manera en cómo tanto ella como las demás novicias fueron acogidas con amor por las hermanas de las diferentes comunidades religiosas en Colombia.

Su contacto con la música se da desde la niñez cuando tomaba clases de piano y guitarra, pero es cuando, un empresario de la música de origen judío se interesa por la canción de origen francés Dominique y decide buscar quien la interprete en español. Es entonces cuando, por intermediación de la Madre Superiora de la comunidad de la Hermana Alonso que se reúnen con el empresario en el Hotel Tequendama y en compañía de otras religiosas le interpretan una canción, convenciendo así al empresario. El disco logra gran popularidad en América Latina llegando incluso a La Voz de América en los Estados Unidos.

El Maestro Jorge Villamil se interesó y participó en la composición del álbum llamado Alegre Voy.  “Nos sentimos alegres de que la música fuera un medio para evangelizar, incluso nos llevó a la televisión” dice la Hermana María Cecilia.

Más adelante, a finales de la década de los 60’s las hermanas hacen una producción de villancicos latinoamericanos, en el que se destaca la canción Cántale a Jesús, un cantico que trae cálidos recuerdos a nuestra audiencia. Cada producción es una reafirmación de los valores cristianos en las familias latinoamericanas.

Otra canción que nos trajo recuerdos ha sido Señor de Monserrate, una composición del maestro Jorge Villamil, una oración hecha canción. Luego, pudimos disfrutar de Alegre Voy, la cual le da el nombre a una producción marcada por los sonidos del folklore colombiano.

“La pandemia nos ha cambiado la vida, pero también nos ha dado la oportunidad de acercarnos al mensaje de Dios a través de la Radio. Le aconsejo a la juventud que aproveche estos tiempos para llenarse de Dios haciendo uso de los medios de comunicación que sirven al Señor como lo hace la Emisora Minuto de Dios” nos dice la Hermana Dominica.

En vista de las circunstancias actuales de nuestra nación, la hermana María Cecilia nos hace una petición a partir de su experiencia de vida: “Yo le invito al pueblo colombiano a que no acepten el Comunismo, en el Comunismo no hay ni comida ni libertad. Deben levantarse para defender la libertad que tienen en Colombia. Propaguemos el Amor de Dios, pues es lo único que puede salvar a nuestros pueblos”

Nos alegramos de la visita de la Hermana María y damos gracias a Dios por su vida y ministerio; un ejemplo de vida para todos aquellos que quieren servir al Señor no importando la condición que nos rodea.

Alegre Voy. Producción en colaboración con el maestro Jorge Villamil